martes, 5 de marzo de 2013

Color, sangre y conspiración


Desde el otro lado del Canal de la Mancha, cada vez llegan mejores propuestas de ficción televisiva. Si todos estos años la BBC se estaba desmarcando como marca de calidad, poco a poco está apareciendo en escena Channel 4, cadena que está consiguiendo tener series que dan que hablar en las redes sociales. Recientemente, Black Mirror (de la que hablaré pronto) empezó el camino que otras ficciones de la cadena han seguido: series de estética diferente y con cierto contenido crítico (más marcado en la primera). De Utopia es de la que voy a hablar hoy, sobretodo por haberse convertido, de momento, en el mejor estreno de la temporada.

La trama de Utopia es complicada de explicar ya trata de una conspiración alrededor de un manuscrito que esconde un gran misterio y que tiene relación con algunas de las mayores catástrofes de la humanidad. Este manuscrito une a los seguidores de la novela grafica The Utopia Experiments, una farmacéutica, el Ministerio de Sanidad británico y otros peculiares personajes, todos ellos en busca del misterioso manuscrito.


Los protagonistas de Utopia son un total de cuatro, los cuales son los seguidores de la novela gráfica y buscan la segunda parte pero acaban metidos en medio de un asunto que les viene muy grande. Becky (Alexandra Roach) es una joven decidida a encontrar el manuscrito al pensar que está relacionado con la muerte de su padre por la misteriosa enfermedad de Deel. Ian (Nathan Stewart-Jarrett, Curtis en Misfits) es un asistente informático normal y corriente que aún vive con su madre. Wilson Wilson (Adeel Akhtar) es un nerd y un obseso de las conspiraciones, además de hacker. Por último, Grant (Oliver Woollford) es un descarado adolescente que se hace pasar por un rico de 24 años en el foro. 

Además, encontramos a dos peculiares personajes. La misteriosa y fria Jessica Hyde (Fiona O'Shaughnessy), la cual es buscada por numerosos personajes por su relación con el manuscrito, y el cruel y despiadado Arby (Neil Maskell), quien está relacionado con The Network y es capaz de cualquier cosa por conseguir el manuscrito o a la misma Jessica Hyde.

Where is Jessica Hyde?
Por último y paralelamente a los demás tenemos a Michael Dugdale (Paul Higgins), un empleado del Ministerio de Sanidad que es algo miedoso. Dugdale acaba involucrado en medio de la trama como conejillo de indias de la empresa farmacéutica Corvadt a través de chantajes tras ser infiel a su mujer y dejar embarazada a una prostituta.

De Utopia hay que destacar tanto la narrativa como la estética. La historia es adictiva y aunque no la premisa no sea excesivamente atractiva (yo no la entendí en un primer momento), una vez empiezas a verla, Utopia te engancha y no te suelta. Esto se debe a todo el misterio que se crea alrededor del manuscrito The Utopia Experiments y, sobretodo, por los giros de guión que te hacen ver que nada es lo que parece en esta ficción. Hay que reconocer que al principio cuesta entenderla al ametrallar al espectador con tramas abiertas y sucesos sorprendentes. Sin embargo, Utopia está muy bien construida y el creador/guionista Dennis Kelly consigue dar respuesta a casi todas las preguntas que se han ido planteando en los seis episodios que tiene (hasta el momento), dejando un final sorprendente y semi-cerrado que puede servir perfectamente como Series Finale.


Otra de las características que más impresionan de esta serie británica es la violencia que mancha de sangre la historia, la cual puede llegar a través de puñaladas, disparos, fusilamientos o alguna que otra tortura. En algunos momentos la serie llega a recordar a Tarantino y sus películas en el uso de hemoglobina, y aunque está claro que el cineasta es mucho más bestia, Utopia no se queda atrás.

Pero si hay algo en que destaca por encima de todo es que la serie te hipnotiza. La fotografía de Ole Bratt Birkeland es tremenda (aquí hay ejemplos) y le da un estilo propio completamente brutal. Con un color amarillo predominante, los paisajes donde sucede la acción están caracterizados por unos colores con una saturación mayor de lo normal, lo que le da un efecto muy colorista que es propio de los cómics o las novelas gráficas, algo que viene íntimamente relacionado con la trama (The Utopia Experiments es una novela gráfica). No hay que olvidar la banda sonora, construida a base de efectos electrónicos que acrecientan la sensación conspiranoica que acompaña de manera muy acertada a la serie.


Utopia es un drama conspiranóico con una historia extremadamente adictiva, un estilo visual tremendamente hipnótico y una violencia bastante sangrienta que te hace disfrutar como un bebé durante el visionado. Cierto es que no es una serie para todos los públicos por su temática y la violencia explícita (alguna escena bastante fuerte), pero para aquellos que les den una oportunidad y encuentren el punto, Utopia es una gran serie que te deja muy satisfecho al final de esta primera (y alomejor última) tanda de episodios.

NOTA:

¡Gracias por leer esta entrada! Si quieres comentar sobre el final de Utopia o la serie en general, puedes hacerlo justo abajo en los comentarios. También puedes seguirme en Twitter, por feed o por Google a la derecha. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada