jueves, 2 de octubre de 2014

How to Get Away with Murder: Clases magistrales

Hace ya un par o tres de semanas que ha empezado la temporada televisiva en USA. Las series renovadas vuelven y otras series se estrenan. Es por este preciso motivo que estoy aquí escribiendo, porque es época de pilotos. Voy a empezar por el piloto que más me ha gustado de momento: How to Get Away with Murder, esa serie de laaaaaaaaargo título que echa para atrás por tener el nombre de Shonda Rhimes (y algo de su estilo se nota), aunque ella solo sea productora ejecutiva. El creador es Peter Nowalk, y de momento, la historia que nos quiere contar me ha convencido y mucho.

How to Get Away with Murder gira alrededor de varios estudiantes de derecho en la Middleton Law School, especialmente en todo lo relacionado con las clases de Criminal Law, impartidas por la brillante y poco ortodoxa profesora Anneliese Keating. Pero la serie no se queda ahí, ya que estos estudiantes se verán involucrados en un asesinato de que tendrán que librarse, algo a lo que hay que unir al misterio de la desaparición de Lila Stangard.


El personaje que más destaca y más atrae de la serie es la gran profesora. Viola Davis se come la pantalla y borda su interpretación de la exigente profesora Anneliese Keating, especialmente en aquellas escenas en que imparte su clase y muestra su intenso carácter. Su método de trabajo es usar casos reales para que sus alumnos aprendan. Tan reales que los lleva al mismísimo juicio. Además establece una competición entre ellos en que se juegan un puesto en su bufete. Aún así, se ve que no todo es lo que parece (la primera regla de este tipo de series) y tiene un par de escenas en que, con las defensas bajadas, muestra una cara mucho más vulnerable y débil.

Los otros protagonistas son el quinteto de alumnos que más destaca en clase, todos ellos diferentes y que acaban cumpliendo varios estereotipos:
  • Wes Gibbins (Alfred Enoch) es el estudiante inocente, esos que piensan que van a suspender sí o sí, y que acaba metido en todos los líos y desgracias que hay en la serie (por algo es el protagonista)
  • Michaela Pratt (Aja Naomi King) es la estudiante perfecta y lameculos número 1 de Keating.
  • Connor Walsh (Jack Falahee) es el primero de la clase y un poco chulo, pero lo justo.
  • Laurel Castillo (Karla Souza) es la silenciosa estudiante idealista que quiere salvar el mundo.
  • Asher Millstone (Matt McGorry) no destaca demasiado (no sale en los flashforwards, lo que hace sospechar...) y da la apariencia de ser un estudiante pijo y prepotente. 
A estos cinco hay que añadir a Rebecca Sutter (Katie Findlay), la misteriosa vecina punk tocacojones-con-la-música-a-tope de Wes y que algo sabe de la chica desaparecida.
De todos ellos, acabas cogiéndole cierta simpatía a Wes, pero por la pena que acabas sintiendo por el pobrecillo.

Por último, algunos personajes pasan por ahí y tienen cierta importancia pero palidecen en comparación con Anneliese y los alumnos. Ellos son:
  • Los ayudantes de Keating: Frank Delfino (Charlie Weber), un guaperas que se tira a sus alumnas, y Bonnie Winterbottom (Liza Weil), quien parece una mosquita muerta que luego acabará teniendo algún que otro secreto importante.
  • Sam Keating (Tom Verica), el marido de Anneliese y que tiene algo que ver con Lila .
  • Nate Lahey (Billy Brown), quien digamos que es alguien importante en la vida de la profesora.


La serie tiene un ritmo muy rápido, que se acentúa tanto por la combinación entre la clase y los juzgados como por los saltos temporales que hay con los flashforwards, al menos en el piloto. Durante el primer episodio, por suerte, no te mareas demasiado, básicamente porque han estado presentando la dinámica y la historia de la serie, pero a medida que se vaya haciendo más compleja pueden empezar los problemas para seguir todos los secretos de los personajes. Es lo que me acabó pasando en Revenge (además de que la segunda temporada fue demasiado pesada).

Y es que esta serie no se separa demasiado en contenido de otros culebrones de secretos y mentiras. Series como estas las ha parido la ABC a montones en los últimos años. Scandal y Revenge son un par de ellas. Lo que hemos aprendido de este tipo de series es que se pueden esperar giros de guión continuos, muchos misterios y seguro que algún que otro pasado que acaba involucrando a varios personajes. Pero que ya sepamos qué tipo de cosas van a pasar no impide que podamos disfrutarla. Personalmente, HTGAWM me recuerda a Revenge en cuanto a factor sorpresa, ya que no esperaba que la fuera a disfrutar tanto y acabó enganchándome, misma sensación que he tenido con la serie de Nowalk.


Espero que How to Get Away with Murder dé todo lo que promete en este piloto, porque tiene pinta de convertirse en el "guilty pleasure" de la temporada. En realidad no hace falta avergonzarse de ella, ya que este tipo de series pueden no ser trascendentales en la historia de la televisión, pero sin duda son de las más disfrutables, divertidas y entretenidas, motivos suficientes para seguirlas semana a semana. Porque al fin y al cabo, la televisión es entretenimiento.

NOTA:

¡Gracias por leer esta review! Puedes seguirme a mí (@alecxps) o el blog (@MyTvision) en Twitter o seguir el blog en Facebook (MyTvision) para mantenerte informado de las próximas entradas cuando las publique. También puedes dar tu opinión en los comentarios justo aquí debajo.

2 comentarios:

  1. Entretenimiento en estado puro. Menudo season finale que se han pegado! Aquí os dejo mi opinión por si tenéis curiosidad ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2015/03/annalise-sabe-lo-que-hicisteis-el.html

    Saludos!

    ResponderEliminar