viernes, 6 de julio de 2012

La subjetividad (agresiva) seriéfila

En boca de la gran mayoría de seriéfilos está la #GuerraDeSeries que organizó el diario El País con tal de decidir, con la ayuda de los lectores, cuál es la mejor serie de televisión de los últimos 30 años. En un cuadro, como si de unos play-offs de la NBA se tratara, se colocan 16 series seleccionadas por expertos del periódico, las cuáles se enfrentarán en duelos en que el ganador se decide a través de los votos que recibe cada una de ellas. ¿Cuál ha sido el revuelo que se ha creado alrededor de este "concurso"?

Muy sencillo, la subjetividad. Una de las cualidades humanas que nos caracteriza es la subjetividad, decidir a partir de nuestra opinión meramente personal lo que, por diferentes motivos, nos gusta o no. Dicho ésto, la #guerradeseries se ha convertido en una #guerradeseguidoresdeseries, en el campo de batalla de seriéfilos y seguidores ocasionales de series, defendiendo y batallando a favor de su serie favorita con tal de que avance a través de la competición. Especialmente ha afectado a los seriéfilos más experimentados, los cuales, expertos en series, se echan las manos a la cabeza al ver que algunos de los resultados de las votaciones no son los deseados.


Todo empezó con la selección, la cuál no fue al gusto de todos. Al menos intentaron rectificar un poco e hicieron una repesca con aquellas series que más se echaban de menos entre las no seleccionadas. Sin embargo, el último episodio de todo ésto se ha visto en el enfrentamiento entre Los Soprano y Lost. Al empezar el día de ayer, la serie de mafiosos ganaba con una ventaja de 10 puntos porcentuales (55% vs. 45% aprox.) a los supervivientes del Oceanic 815. A medida que avanzaba el día, la cosa se fue igualando hasta que, al acabar el plazo de votación, los "losties" ganaron a Tony por casi 3 puntos (51, 38% vs 48,62%). Una grata sorpresa para la gran cantidad de seriéfilos que ocupan mi timeline en Twitter y que ha puesto en evidencia la falta de efectividad de las votaciones populares y la subjetividad a la hora de decidir "la/el mejor...".

Una opinión personal es la que vale para cada uno. Puede haber gente que tenga la misma opinión o puede que haya gente que piense totalmente lo contrario. A la hora de decidir un ranking o una lista, se tiene que tener en cuenta que se hace desde la opinión totalmente subjetiva, por lo que otra persona puede hacer otra lista sobre lo mismo y ser totalmente diferenteEn este caso también ha entrado en juego la popularidad, porque hay mucha más gente que ha visto Lost que gente que ha visto Los Soprano. Por este mismo motivo no hay que tener demasiado en cuenta este tipo de competiciones a través de los votos de todo el mundo.


Sin embargo, el mayor problema que surge en esta subjetividad es la falta de respeto que hay entre los que tienen diferentes opiniones. Cogiendo este ejemplo, a aquellos que han votado por Lost se les ha dicho de todo, cuando no tienen ninguna culpa de que les guste más Lost que Los Soprano. Cada uno tiene sus gustos y que su serie favorita haya perdido no es excusa para insultar a los que les gusta la otra. La única lista que tendría que importar es la que crea uno mismo en su interior con sus preferencias.

Lost puede ser mejor Los Soprano o Los Soprano puede ser mejor que Lost, pero éso ya lo decide cada uno personalmente. Yo no puedo decidir ni votar, puesto que no he visto Los Soprano, pero tampoco me parece que me tenga que avergonzar por admitir que Lost me gusta, está entre mis series favoritas y es de las mejores series que he visto, hecho que demuestro en el  homeneaje que escribí 2 años después de su polémico final. Los Soprano puede que también sea muy grande, pero la tendré que ver para comprobarlo. Lo que digo es que todo son opiniones, simples opiniones, y todas son válidas y respetables.


¡Gracias por leer esta entrada! Puedes comentar sobre la #GuerradeSeries o si es justa la victoria de Lost aquí abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada