lunes, 9 de julio de 2012

Polseres amunt!

Esta noche se produce un hecho poco común en la televisión de nuestro país. Antena 3 estrena su nueva adquisición de ficción, Pulseras Rojas. ¿O deberíamos decir Polseres Vermelles? Éste es el titulo original de esta gran serie catalana que TV3 estrenó el 24 de enero de 2011. En el día de hoy, 9 de julio del 2012, se empieza a rodar la 2ª temporada y la ficción da el salto a la televisión nacional y lo hace bajo el eslogan "la serie que emocionó a Spielberg" que tanto se ha repetido y se han hecho gracias en Twitter. Pero es normal que le emocionara, porque a mi también me emocionó hace año y medio. Y mucho.

Basada en las experiencias personales del creador y guionista Albert Espinosa, la serie trata sobre un grupo de adolescentes que se encuentran en un hospital por diferentes enfermedades. Narrada por Roc (Nil Cardoner), un niño en coma, la historia empieza cuando Jordi (Igor Szpakowski) llega al hospital para ser tratado de cáncer de tibia, algo de lo que ya está siendo tratado desde hace bastantes meses Lleó (Àlex Monner), su compañero de habitación. Lleó es amigo de Benito, un hombre viejo que le cuenta que en todo grupo siempre hay ciertos miembros: el líder, el co-líder (que sería el líder si no hubiera ya un líder), el guapo, la chica, el listo y el imprescindible (sin el que no habría grupo). Tras estas palabras, los dos chicos deciden formar un grupo e ir a buscar a los otros miembros, lo que se convierte en el detonante de la historia. Así encuentran a Ignasi (Mikel Iglesias), Toni (Marc Balaguer), Cristina (Joana Vilapuig) y al propio Roc, convirtiéndose en los Polseres Vermelles (nombre que viene de la pulsera que se les da después de ser sometidos a una operación).



Al contrario de otras ficciones que se centran en los médicos y los pacientes varían en cada capítulo, Polseres Vermelles está enfocada en este grupo de jóvenes pacientes que están forzados a vivir ingresados en el hospital y dejando parte de su vida atrás (de momento). Una situación difícil en sus vidas pero que cambiará totalmente tras encontrarse. Con las enfermedades como detonante de algunas tramas, pero sin más importancia de la necesaria, se tratan los valores de la amistad, la superación, la aceptación o y todos ésos temas muy típicos en este tipo de series. Sin embargo el humor, la ternura y la inocencia con la que se tratan hace que las dosis de moralina, claramente enfocadas a un público muy joven, sienten bien y no sean irritantes como pasa en Glee u otros dramas.

Por último destacar algunas características como la duración, porque al contrario de las ficciones españolas, cada capítulo de Polseres Vermelles tiene una perfecta duración de 43 minutos en los que todas las tramas se desarrollan a la perfección y no se hacen nada pesadas, igual que al otro lado del Atlántico. La fotografía de la serie es excelente, muy elegante y cinematográfica que le añade belleza y la hace visualmente más disfrutable.


Con este paso la serie sigue avanzando para convertirse en un fenómeno mundial. En España ya fue estrenada en diciembre del pasado año por la cadena de pago TNT, pero ahora por fin da el paso a la televisión estatal en abierto. La versión de TNT la doblaron los propios actores, pero A3 ha pedido un doblaje del que tengo miedo ya que hará perder toda la frescura de estos chicos. En Estados Unidos tampoco han querido quedarse sin ella y como no les convencen los originales, Marta Kauffman (co-creadora de Friends) prepara una adaptación de Polseres Vermelles para la ABC que se llamará The Red Band Society y que estará producida por Steven Spielberg.

Polseres Vermelles es, sin duda, una serie que no os podéis perder, sobretodo si os queréis emocionar con estos chicos y su entrañable amistad. Toda una joya de la televisión catalana y que tendría que servir de ejemplo para las cadenas españolas a la hora cómo se tiene que hacer ficción. Así que esta noche a disfrutar de ella y si podéis en VO. Polseres amunt!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada