lunes, 24 de junio de 2013

Las mil caras de Tatiana Maslany

De vez en cuando van saliendo estrenos de la nada que sorprenden a propios y extraños, ya que las espectativas y el revuelo antes del estreno eran nulos. Con Orphan Black nos encontramos ante uno de esos casos. La co-producción entre la BBC America y la canadiense Space ha llegado como una adictiva y muy entretenida serie de ciencia-ficción sobre clones. A priori, la premisa puede no atraer en demasía, pero una vez has visto el episodio piloto, no puedes parar. En esta entrada SIN SPOILERS voy a intentar convenceros a los que no la hayáis visto mientras doy las que han sido las claves positivas de la primera temporada de este thriller.

La serie trata de Sarah Manning, una chica de barrio con un turbio pasado que tiene una hija llamada Kira y a la que apenas puede ver al no tener la custodia. Sarah adquiere la identidad de Beth Childs, una agente de policía que se suicida en las vias del tren. Lo que en principio sería un robo fácil, acaba convirtiéndose en la entrada de Sarah a un mundo de nuevo, ya que descubre que ella forma parte de una serie de clones.


Orphan Black se ha convertido, sin querer, en el escaparate interpretativo de la gran Tatiana Maslany, quien ha ganado un Critics Choice Award a Mejor Actriz gracias a esta serie. De primeras, Tatiana interpreta a Sarah Manning, pero pronto descubrimos las otras clones protagonistas que colaboran al espectáculo interpretativo de Maslany como la soccer mum o ama de casa de los suburbios Alison Hendrix o la estudiante de biología Cosima Niehaus, entre otras más (llega a interpretar a 7 clones diferentes). El potencial intepretativo de la actriz protagonista es tan grande que todos los clones parecen interpretados por distintas actrices gracias a los creíbles matices que Tatiana le da a cada uno de los personajes. Un gran aplauso para ella.

Otros personajes con cierto protagonismo son el homosexual hermano adoptivo de Sarah, Felix Dawkins (Jordan Gavaris); el compañero de Beth en la policía, Art Bell (Kevin Hanchard); el desafortunado novio de Sarah, Vic (Michael Mando); el frío novio de Beth, Paul Dierden (Dylan Bruce) y la madre adoptiva de Sarah y Felix, Siobhan Sadler o Mrs. S (Maria Doyle Kennedy). Más adelante empiezan a salir más personajes de vital importancia, pero eso ya sería spoiler.


De todos estos personajes tengo que destacar especialmente a dos, Alison y Felix, quienes dan grandes toques de comedia que hacen la serie aún más entretenida. Por separado ya son unos buenos personajes cómicos, cada uno con su mundo (Alison en los suburbios y Felix en el mundo homosexual), pero cuando se juntan y Felix entra en el barrio donde las apariencias importan y los cotilleos son las noticias del día, la bomba cómica explota y nos brindan hilarantes momentos.

Otro punto a favor es que Orphan Black no se anda con una ciencia ficción grandilocuente y trata un tema más tangible y verosímil como es la clonación humana (y otros temas más adelante, pero ya es spoiler). Se podría considerar un high-concept, pero no al estilo de Lost, Fringe (a partir de la segunda temporada) o Revolution ni tampoco como las space-operas que suelen empezar por Star y acabar con un número o un subtítulo. Orphan apuesta más por ser un thriller conspiratorio con cierto toque de ciencia-ficción .


Muestra de ello es que a medida que avanzan los episodios, el trío de clones (llamado 'The Clone Club') está empeñado a descubrir qué son, por qué han sido clonadas, quién es la original y tras los recientes acontecimientos, quién las está eliminando. Es decir, toda la conspiración alrededor de ellas. Así es como los espectadores conseguimos reunir pistas y acabamos obteniendo respuestas. Porque lo bueno de esta serie es que los misterios se van resolviendo de forma muy rápida, por lo que a cada respuesta acabamos más y más enganchados. Además que todo esto va aderezado con giros de guion adictivos, buenas escenas de acción y persecuciones bastante adrenalínicas

En definitiva, una sorpresa de mid-season que se ha ganado el corazón de los seriéfilos con su ritmo rápido y sus adictivas tramas conspiratorias alrededor de Sarah Manning y los clones. Los diez capítulos de la primera temporada saben a poco, así que esperaremos impacientes la siguiente tanda de episodios. Si aún no la has visto, ya sabes, anímate a verla porque no te decepcionará.

NOTA:

¡¡Muchas gracias por leer esta review!! Si quieres puedes comentar sobre la primera temporada de Orphan Black justo aquí abajo. También nos puedes seguir en Twitter, por Facebook, por feed o Feedly aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada