sábado, 20 de abril de 2013

Risas, meta y vino en el Cul-de-Sac

La casa de Jules Cobb cierra un año más sus puertas, lo que significa que Cougar Town ha acabado temporada y ya van cuatro. Todo ello gracias a la cadena de cable TBS, que la rescató cuando la ABC prescindió de ella al final de la tercera temporada. Personalmente, le doy las mil y una gracias a la TBS por rescatar una de las mejores comedias en emisión, la cual que se ha marcado creo que la temporada más redonda desde que se estrenó en 2009. La buena noticia es que está renovada por una quinta temporada que se estrenará el año que viene. Vamos a ver que ha dado la cuarta temporada de Cougar Town.

¡SPOILER ALERT! ¡Tramas y chistes de la cuarta temporada de Cougar Town!

En lineas generales, esta temporada hemos tenido mucho amor (y vino). El matrimonio de Jules y Grayson va bastante bien, aunque casi cada semana salga un reto nuevo respecto a su reciente enlace y su vida en pareja. Un punto positivo con Jules es que ha dejado de sobreproteger a Travis, por lo que éste consigue protagonizar tramas sin que esté su madre de por medio. Esto ha dado mucha vía libre al tema de Travis y Laurie, el cual ha seguido muy vivo durante estos quince episodios, con idas y venidas que han sido constantes. Tras la fallida relación entre ella y el militar Wade, confiesan sus sentimientos y deciden darle otra oportunidad, aunque no sea fácil. Andy, el nuevo alcalde de Gulfhaven, ve como su bromance con Bobby está en peligro cuando aparece Riggs (Maria Thayer), una chica algo masculina con quien tiene una relación de colegas que va más allá. Por último, Tom por fin ingresa en el grupo, lo que me alegra muchísimo porque es un personaje que me cae muy muy bien.


Aunque si hay que destacar a alguien por encima de todos, esa es Ellie. Durante la cuarta temporada, su carácter hater se ha elevado al máximo, dejándonos momentazos. Si ya disfrutábamos con ella, ahora lo hacemos muchísimo más y es un placer escuchar las críticas de Ellie hacia todo y hacia todos, con especial atención a las constantes balas hacia Jelly Bean (Laurie), Dime-eyes (Grayson) y Tom, a quien no parece querer en el grupo. Se merece un monumento en medio del cul-de-sac, una estrella en el Walk of Fame y una isla con su nombre, COMO MÍNIMO.

Aunque si hay algo que destaca en esta serie es el humor, el cual tiene varias inspiraciones. Cougar Town bebe del alocado humor absurdo, y hasta a veces infantil que hay en otra creación de Bill Lawrence como es Scrubs, y del humor metareferencial con la serie en sí (HIMYM) y con la cultura pop (Community, Happy Endings). La mezcla es tremendamente explosiva. Así es como obtenemos capítulos homenajeando The Breakfast Club Los pájaros de Hitchcock, discusiones sobre Inception, parodias al género de suspense y deportivo, mostachos de Tom Selleck, ¡PENNY CAN! y otros juegos tontos, gafas de sol por doquier, el regreso del cambio de significado de expresiones, gracias reiterativas o capítulos que giran alrededor de un concepto creado en el capítulo de una serie, por poner varios ejemplos. Todo esto hace que cada vez esté más enamorado de Cougar Town, al ser un amante del humor absurdo (bien hecho) y metarreferencial. Tampoco ha faltado el chiste de la cabecera, aunque no han estado muy inspirados esta temporada, destacaría el que encabeza esta entrada.


Pero no todo son risas en el Cul-de-sac, porque hemos tenido episodios que entran en la psicología y las emociones de los personajes. Episodios como el sus orígenes construido a partir de flashbacks o los protagonizados por Chick, el padre de Jules que empieza a mostrar síntomas de Alzheimer, los cuales nos dejan momentos padre-hija que son muy emotivos. Solo hay que ver la Season Finale, en la que mueven tierra, mar y aire para hacer feliz al pobre Chick. Estos momentos son necesarios en una ficción con tanta comedia y en que se le coge cariño a los personajes. Podríamos decir que la emoción hace que la serie parezca más real dentro de la absurdidad habitual.

Igual que en la temporada pasada, pido un minuto de silencio en memoria de Big Lou, muerto en acto de servicio a manos de Grayson Ellis. Rest in peace.


En definitiva, Cougar Town se despide hasta 2014 con una cuarta temporada muy redonda en todos los sentidos. Personajes llevados correctamente con tramas interesantes y divertidas, llenas de humor absurdo y meta que hace las delicias de los fans que aún aguantamos con ella. Estoy deseando que llegue el invierno del año que viene para volver al cul-de-sac y ver cómo evolucionan las relaciones entre Travis & Laurie y Bobby & Riggs, seguir disfrutando de Ellie y beber vino a montones.

NOTA:

¡Muchas gracias por leer esta review! Si quieres puedes comentar sobre la cuarta temporada de la gran Cougar Town justo aquí debajo. También nos puedes seguir en Twitter, por feed o por Google aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada