sábado, 14 de abril de 2012

Las tierras de la noche (The Night Lands)


Aquí estamos otra vez, con la review del segundo capítulo de la segunda temporada de Game of Thrones, con algo de retraso, pero aquí estamos al fin y al cabo. Buenas noticias de la serie surgieron esta semana y es que la serie ha sido renovada por una tercera temporada tras los buenos datos de audiencia que está marcando. El segundo capítulo ha bajado sólo en 100 mil espectadores, lo que es una gran cifra si tenemos en cuenta el alto dato que marcó en la Season Premiere. El capítulo no ha sido tan bueno como el de la semana pasada, aunque ha tenido buenos momentos.

¡¡ATENCIÓN, SPOILERS DEL 2x02 - The Night Lands!!

El episodio empieza con los que acabamos el anterior, Arya (o Arry) y Gendry, que en este episodio tienen más escenas que en el anterior. Al llegar los emisarios del rey, Arya piensa que van en busca suya, pero la sorpresa llega cuando vienen en busca de Gendry. Yoren no deja que cojan a nadie ya que ahora son propiedad de la Night's Watch y lo hace amenazando al soldado con su daga en los "nakasones". Ha sido una buena escena ver como el soldado acaba cediendo mientras Yoren tiene su mano ahí abajo. Más tarde, Arya le confiesa a Gendry su verdadera identidad y tras bromas de este último, Arya saca su genio. Parece que va a haber buen rollo entre ellos.


En King's Landing, Varys descubre a Shae y Tyrion le pide que lo mantenga en secreto. Posteriormente, en un consejo, reciben las peticiones de Robb Stark y Cersei obviamente no las acepta. Otro punto que tratan es el de enviar más tropas a the Wall, tema al que solo le presta importancia Tyrion, quien ha estado allí y quien ve una amenaza acechando más allá de the Wall. Escena irrelevante algo irrelevante la única que ha protagonizado Petyr Baelish, quien explica a Ros un ejemplo con otra chica de lo que le puede pasar si llora (normal tras la matanza de bebés) y le hace perder dinero en el burdel. Tyrion, quien está aún más inmenso esta temporada, manda a Lord Janos a The Wall, tras la traición a la antigua Mano del Rey y para substituirle como Commander de la Guardia de la Ciudad por Bronn, a quien pregunta que mate a un bebé pero él pide un precio. Finalmente, Cersei le dice a Tyrion que no tenia ningun derecho de exiliar a Janos pero él contraataca echándole en cara el asunto de los bebés y que además tendrá a media ciudad intentando derribarla cuando llegue el invierno. Cersei acaba acusando a Tyrion de matar a su madre en el parto, hecho al que cita como su primera broma.

Vamos más allá del Muro y la Night's Watch sigue con Crester y una de sus hijas/esposas Gilly (Hannah de Skins) está embarazada, por lo que ella y Sam piden ayuda a Jon para que ella escape con ellos cuando se marchen, a lo que Jon se opone. Muy divertida la conversa de Sam y los otros chicos de la Night's Watch. Posteriormente, por la noche, Craster se lleva un bebé varón de la casa y lo lleva al bosque, en lo que parece una ofrenda o sacrificio a un caminante blanco. Jon le sigue pero es descubierto y Craster lo deja inconsciente.


En este episodio encontramos una nueva localización, Pyke, a la que viaja Theon Greyjoy para pedir tropas a su padre que ayuden a Robb en la batalla. Al llegar, Yara, su hermana (aunque él no lo sepa hasta más tarde), le seduce y lo lleva al castillo. Allí Balon Greyjoy, su padre, se avergüenza de en qué le han convertido los Stark tras hacerlo prisionero cuando era pequeño y se niega a prestarles su ayuda.

En Dragonstone, Davos contrata a un pirata y sus 30 barcos con sus hombres para ayudar a Stannis en la guerra, pero a Melisandre no le importa ya que, según ella, con la ayuda del Señor de la Luz ganarán la guerra. La sacerdotisa lo manipula y le dice que tiene que entregarse completamente al Señor de la Luz y además le promete un hijo a Stannis, por lo que la escena acaba con Stannis siendo infiel y Melisandre estirada desnuda en la mesa, con las figuras de batallas cayendo al suelo.

Por último, al otro lado del mar, vuelve uno de los caballos de los jinetes que Daenerys había enviado a buscar agua, pero llega con la cabeza decapitada del jinete y Dany promete darle un funeral digno mientras se da cuenta de las amenazas que le acechan por tener un Khalasar.


En estos dos episodios, Daenerys apenas ha tenido tres escenas, poco trascendentales, y se ha dado más importancia a lo que sucedía en King's Landing, sobresaliendo el personaje de Tyrion. Como ya dije en la review del primer episodio, cada bando va a ir moviendo sus "fichas" en busca del trono, como si fuera una partida de Risk, y buscando aliados para ser más fuerte. Todo esto entre escenas de sexo típicas de la HBO. El episodio me ha gustado, igual que todos los de la serie, pero no tanto como el primero, en el cuál se puso bastante carne en el asador. Un punto positivo ha sido que no ha aparecido el abofeteable e insoportable rey Jeffrey. Esperemos que ésto pase más a menudo. Sobre The Night Lands creo que no hay nada más que añadir, sólo pedir disculpas por la tardanza y prometer que no tardaré tanto en publicar la próxima review. ¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada