jueves, 4 de julio de 2013

Friday Night Lights: Un pueblo llamado Dillon

Había una vez un chico llamado Alex que vio tres pilotos en una tarde: Veronica Mars, Party Down y Friday Night Lights. Al final no acabó siguiendo ninguna, pero prometió que próximamente lo haría. Ha llegado el momento de seguir la última de ellas, ahora que ha llegado el verano y las obligaciones caen en picado. El tiempo que pasó y la compañía han hecho que vuelva a ver el gran piloto, así que vamos a hablar de esta mítica pieza de ficción televisiva. Personalmente, este es uno de los mejores pilotos que he visto.

Friday Night Lights se centra, sobretodo, en Dillon, un pueblo de Texas con una gran tradición por el fútbol americano a causa del equipo del instituto, los Dillon Panthers. Un pueblo en que el fútbol no solo se mezcla con la religión, si no que se convierte en una religión seguida por casi todo el pueblo. Así es como entramos en las vidas de las familias Garrity, Taylor, Riggins, Saracen, Street y Williams, unidas por un denominador común: fútbol.


El primero que se nos presenta es el entrenador Eric Taylor (Kyle Chandler), quien tiene la gran responsabilidad y la presión de conseguir el Campeonato Estatal. Presión por parte de todos, ya que es un entrenador novel en un equipo con grandes aspiraciones. Casada con el entrenador encontramos a Tami Taylor (Connie Britton), siempre a su lado ahora que él afronta el reto más difícil de su vida. Cierra la familia Taylor su hija Julie (Aimee Teegarden), la buena estudiante que pasa del fútbol (hasta que encuentra el amor, como si lo viera).

Entramos en el equipo. La estrella del equipo es Jason Street (Scott Porter), el mejor quarterback del país y guía de la ofensiva de los ganadores Panthers. El corredor más efectivo es el vanidoso "Smash" Williams (Gaius Charles), mientras que en la defensa destaca el conflictivo Tim Riggins (Taylor Kitsch). En el equipo suplente descubrimos al tímido Matt Saracen (Zack Gilford), mientras que fuera de los Panthers encontramos a su mejor amigo, el nerd Landry Clarke (Jesse Plemons). En el lado femenino, Lyla Garrity (Minka Kelly) es la animadora jefe y la novia de Street, mientras que Tyra Collette (Adrianne Palicki) es algo más libre...


Las tramas de la serie no solo se centran en lo deportivo como los partidos, los conflictos en el equipo y la presión sobre los jugadores y el entrenador, si no que van más allá y nos muestran los dramas familiares e individuales de los personajes. Esto se convierte en un punto muy a favor, porque cada situación se siente real y creíble. Desde el primer episodio sientes empatía por los personajes y les vas cogiendo cariño. Creo que lo mejor de que la serie sea así es que puedes verla y disfrutarla perfectamente sin que conozcas o te guste este deporte, porque el fútbol americano es la excusa que nos lleva a este extremadamente fanático pueblo de Texas.

Si nos centramos exclusivamente en el piloto, vemos la semana de preparación al partido inaugural. Empiezas a sentir en tus carnes la pasíón hacia el fútbol que se vive en Dillon. Lo notas. Van pasando los días y los jugadores te van ganando. Llega el día del partido y quieres que ganen. Lo demás no lo voy a spoilear, pero la carga dramática es tremenda y el encuentro entre los Dillon Panthers y el equipo de Westerby es una gran escena de la televisión. Al volverla a ver este año, la he vivido con la misma intensidad que lo hice en aquél entonces, algo muy positivo.


Por ponerle alguna pega, a veces la dirección "cámara en mano" puede llegar a marear, sobretodo en los planos cortos y fugaces, pero una vez te acostumbras apenas influye en el visionado de la serie. Es más, que se vaya marcando el paso de los días en el montaje junto con esta forma de grabar hace que le dé un toque documental que le da más realismo aún (si es posible).

El piloto de Friday Night Lights entretiene y emociona. Te deja pegado al sillón mientras los jugadores te roban el corazón. Te transporta a Dillon y hace que te guste el fútbol americano sin que te des cuenta.  Como véis, no he mencionado ni una vez que sea un drama adolescente, porque parece una ficción muy madura y a otro nivel más allá del los típicos tópicos de genero de instituto. Sin duda, una de las mejores introducciones a una serie que se han hecho nunca.

"Clear Eyes, Full Heart, Can't Lose"

NOTA:

¡¡Muchas gracias por leer esta entrada!! Si queréis podéis dejar un comentario justo aquí abajo hablando sobre este gran piloto o sobre esta serie de fútbol americano justo aquí abajo. También nos podéis seguir en Twitter, por feed o por Feedly aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada