viernes, 27 de septiembre de 2013

The Blacklist: La lista del imponente James Spader

La principal apuesta de la NBC para la esta temporada ya se ha estrenado. The Blacklist ha sido la seleccionada para ocupar el hueco en parrilla que va tras las dos horas de The Voice en la noche de los lunes. Con el reality en plena forma, la nueva serie de James Spader ha conseguido más de 12 millones de espectadores y un muy buen 3,8 en demos, que se vaya a mantener es otra cosa, pero tengo la sensación que se va a mantener mejor que la fallida Revolution (pese a que fuera renovada). Pero mejor vamos a comentarla y argumentar por qué pienso esto.

La serie se centra en Raymond "Red" Reddington, uno de los criminales más buscados, quien se entrega en persona en las oficinas del FBI en Washington. El motivo es colaborar con ellos para atrapar a toda una lista de criminales y terroristas, tanto conocidos como desconocidos, la llamada "lista negra". Pero lo hará con una condición: solo trabajará con Elizabeth Keen, una agente recién salida de la academia con quien aparentemente no tiene nada en común. Aparentemente...


La estrella del show es James Spader, y así lo demuestra en el episodio piloto con una soberbia interpretación con la que se come a todos los demás. El personaje de Raymond "Red" Reddington le permite tal lucimiento gracias a los toques de humor vacilando al FBI y las rotundos ases bajo la manga que se saca constantemente. Además que la falta de pelo de Spader hace su personaje aún más imponente. Red es el amo de la serie y punto. Su "compañera" es Elizabeth Keen (Megan Boone), una agente recién salida de la academia pero que se muestra con determinación y contundencia a la hora de tomar decisiones en momentos límite. El personaje tiene la suficiente fuerza como para llevar la serie junto a Reddington, en una relación parecida a la de Sterling y Lecter en El silencio de los corderos.

Otro de los personajes que destaca, sorprendentemente, es el marido de la protagonista, Tom Keen (Ryan Eggold), pero no por su interpretación ni el personaje en sí, si no por su importancia en la trama. Los demás personajes están de decoración y para rellenar las oficinas del FBI. Harold Cooper (Harry Lennix) es el subdirector del FBI y el jefe de Keen y los demás agentes que trabajan en el caso Red. Cooper se muestra reacio a colaborar con el criminal, por razones lógicas. Por último tenemos a Donald Ressler (Diego Klattenhoff), un agente de campo que se dedica a correr y disparar, pero poco más.


El piloto de The Blacklist es un buen piloto de presentación. Mete mucha carne en el asador, no deja tiempo para respirar con escenas de acción muy rápidas llenas de tensión, tiene momentos de comedia gracias al sobrado personaje de Spader, y hace que te pique la curiosidad ante tal extraña premisa, planteándote el porqué de todo. Nos presenta la situación de forma correcta, los muestra un avance de los misterios que habrá en la serie y nos da un ejemplo de como serán los capítulos a partir de ahora.

Porque The Blacklist puede ser considerada una serie procedimental. Cada capítulo habrá un criminal de la lista que atrapar, aunque no faltan las tramas de larga duración en forma de misterios. Muchos interrogantes rodean a la decisión de Raymond Reddington de entregarse y colaborar con el FBI y la relación que este tiene con Elisabeth Keen, pero todo parece apuntar que el enlace entre ambos es el marido de la agente novata, el cual ya hemos dicho que tendría mucha importancia. (SPOILERS) ¿Se ha entregado como venganza? ¿Era Tom un criminal? ¿De eso conocía Red a Elizabeth?(SPOILERS) Estas son las incógnitas que me han dejado intrigado para saber más de esta serie, aunque sepa que será un drama policiaco autoconclusivo. Si es que soy masoca...


The Blacklist es un piloto de lo más entretenido gracias a la acción, la intriga y ciertos toques de humor. Pese a ser potencialmente un procedimental, las tramas paralelas pueden mantener la atención y convertirla en una serie de lo más interesante. Aunque seguro que hay mucha gente que hará como yo y la verá, principalmente, por ese crack llamado James Spader (sé que me repito mucho, pero es así).

NOTA:

¡¡Muchas gracias por leer esta entrada!! Si queréis podéis dejar un comentario justo aquí abajo hablando sobre James Spader, lo demás es irrelevante. También nos podéis seguir en Twitter, por feed o por Feedly aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada