martes, 24 de septiembre de 2013

The Goldbergs: Los 80 no fueron tiempos mejores

La temporada televisiva ya llegó, y con ella los pilotos de los estrenos que aspiran a ser un exitazo para las cadenas que los emiten. Pero como siempre, hay pilotos que acaban filtrándose antes de tiempo. Es por eso que ya hemos tenido el placer de catar varios estrenos de esta temporada. Entre ellos está el piloto de una de las nuevas comedias de la ABC, The Goldbergs, la cual promete llevarnos a la década de los 80 en nuestro televisor. ¿Te subes al DeLorean?

La premisa es sencilla, ya que la serie se basa en las experiencias del propio creador y guionista de la serie, Adam F. Goldberg (creador de Breaking In, serie que tengo que acabar algún día). A partir de ahí hay poco más y la serie se centrará en mostrarnos el día a día de la familia Goldberg desde la visión del pequeño de la casa y acompañada por la voz en off del propio Adam.


En el piloto podemos empezar a vislumbrar el carácter de cada uno de los miembros de la familia. Empezamos por el pequeño Adam (Sean Giambrone), un niño bastante nerd y que graba todo lo que pasa en casa con su cámara de video. Si vamos subiendo de edad encontramos a Barry (Troy Gentile), un adolescente del montón que se pasa el día cabreado e indignado con el mundo y sobretodo con sus padres. La otra hija de la casa es Erica (Hayley Orratia), quien cumple con el prototipo de chica rebelde mil veces visto.

Al llegar a los adultos nos encontramos con Albert (George Segal), el abuelo materno de la familia, quien llega a casa tras ciertos problemas de la edad y se muestra muy benevolente con los tres jovencitos. Todo lo contrario que Beverly (Wendi McLendon-Covey), la sobreprotectora madre que prohíbe todo y más en casa. Por último llegamos a Murray (Jeff Garlin), el patriarca de la familia y que cumple con el prototipo de padre gruñon y rancio que en el fondo tiene corazón aunque no lo demuestre.


Esta comedia es algo extraña, ya que su formato es el habitual actualmente, la single-camera, mientras que todo su atmósfera y humor es propio de comedias bastante más antiguas. Lo que eso significa es que aunque parezca diferente, todo el contenido de The Goldbergs está muy visto y manido. Tópico tras tópico, estereotipo tras estereotipo, volvemos al pasado, cuando este tipo de tramas familiares eran lo más exitoso en la televisión y reunían desde el abuelo al nieto delante del televisor como una "happy family". Es por eso que esta involución después de todo lo que hemos avanzado en comedia puede gustar a alguien, pero a mí no me convence en absoluto. La serie podría mejorar mucho si aprovecharan todo el jugo de los 80, pero todo acaba siendo una simple copia de cualquier serie de aquella misma época.

Las tramas irán por donde van todas las comedias de los 80, el día a día de los Goldbergs, con un problema familiar cada día. Es lo típico, pero no es que se pueda sacar mucho más de las premisas de comedia, las cuales tienden a ser muy autoconclusivas. Posiblemente veremos los mil chicos de Erica o se centren en uno malote, como si lo viera. También los intentos de conquistar a chicas de Barry y las prohibiciones de Beverly. Ah, y los gritos de Murray.  Pero eso lo verá otra persona, porque yo no.


The Goldbergs es un retroceso cómico a los 80, con las mismas gracias que antaño pero en un formato del siglo XXI. Poco más que decir del piloto de una serie llena de tópicos típicos que de tanto repetirlos durante más de 30 años ya no hacen ni pizca de gracia. Si fuera algo más referencial con la época ganaría bastante, pero no es el caso, así que se queda en una comedia sin risas.

NOTA:

¡¡Muchas gracias por leer esta entrada!! Si queréis podéis dejar un comentario justo aquí abajo hablando sobre esta comedia de los 80 estrenada en pleno 2013. También nos podéis seguir en Twitter, por feed o por Feedly aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario