sábado, 14 de septiembre de 2013

Bon appetit

La temporada pasada brilló en cuanto a estrenos tardíos y de calidad. La mid-season nos brindó grandes series inesperadas. Utopia y Dates por parte del Channel 4 británico, Orphan Black y la tan comentada The Americans (la cual no he visto pero he oído muchas cosas buenas) son algunos ejemplos. Hoy empiezo mi repaso post-veraniego a todo lo que he visto en la temporada estival otra revelación de mid-season, Hannibal. Una renovada y curiosa visión del personaje por parte del genial Bryan Fuller que se ha estrenado esta primavera en la maldita NBC. ¿Queréis saber por qué es curiosa?

La serie trata de Will Graham, un analista convertido en agente especial del FBI que está especializado en asesinos en serie y cuenta con una peculiar forma de pensar que le permite tener empatía con los psicópatas, entenderlos y recrear las escenas del crimen en su mente. Pero Graham va a necesitar la ayuda de un psiquiatra, el Dr. Hannibal Lecter, tras empezar a verse comprometido psicológicamente ante una mente asesina tan retorcida y complicada de descifrar. A partir de aquí se creará un vínculo especial entre ambos hombres.


Lo primero que hay que destacar es que el protagonista de la serie no es el famoso canibal que creó Thomas Harris en sus libros. Aquí el protagonista es Will Graham (Hugh Dancy), un psicoanalista atormentado que a medida que va empatizando con los psicópatas que tiene que atrapar, va perdiendo la noción de la realidad. Este "efecto secundario" en la mente de Will provoca la entrada del personaje que da nombre a la serie, el cocinero/canibal/doctor Hannibal Lecter (Mads Mikkelsen), quien analiza la mente de Will mediante conversas que además sirven para desarrollar una amistad entre ellos. Pero tras la fachada de psiquiatra se esconde el verdadero Hannibal, un asesino en serie que usa partes de sus victimas para cocinar. Y es que justamente la cocina es algo que destaca especialmente en la serie, tanto en los platos que cocina Hannibal como las conversaciones se producen con los platos en la mesa.

Más allá de estos dos, encontramos otros personajes, aunque los más destacables son Jack Crawford (Lawrence Fishburne), el jefe de Will; la Dra. Alana Bloom (Caroline Dhavernas), la psicóloga del FBI; Freddie Lounds (Lara Jean Chorostecki), una reportera sensacionalista con más importancia de la esperada y Abigail Hobbs (Kacey Rohl), la hija del asesino que aparece en el episodio piloto y que también se convierte en una de las claves de la primera temporada al mantener una estrecha relación con el dúo protagonista.


Uno de los puntos a destacar de la serie es el toque que Bryan Fuller le da a la ficción. Su extremismo y surrealismo estético le brinda a la serie un gran ambiente tenebroso, con escenarios muy oscuros, música inquietante que te sumerge en la situación, algo de gore y crímenes de lo más macabros. Respecto a esto último, Hannibal es una serie no apta para estómagos sensibles y de eso nos damos cuenta a medida que se van sucediendo los crímenes y vemos cada vez asesinatos más espectaculares y sangrientos. Esto ha sorprendido bastante al público, ya que esta es una serie tremendamente explícita para emitirse en una network, aunque lo haga a las 10 de la noche. En mi caso lo veo algo positivo, pero es un tema de preferencias personales (me gusta la violencia en la ficción).

Argumentalmente, Hannibal está a caballo entre lo serializado y lo procedimental. Hay casos semanales, pero la arco de la temporada tiene un enorme peso en la serie. En este caso podemos ver como los crimenes que intenta resolver Will afectan a su estado mental, el cual forma parte de la trama general. De hecho, creo que la mente de Will es el verdadero protagonista de Hannibal. Todo lo que envuelve a esta trastornada mente y al Dr. Hannibal Lecter está muy bien hilado de principio a fin, de manera que te mantiene con el intriga hasta el final.


En definitiva, Hannibal es una propuesta de misterio y terror con toda la potencia visual y estilística de Bryan Fuller. Un procedimental policiaco bastante serializado alrededor de la mente de William Graham y la relación de este agente con el doctor Hannibal Lecter, el famoso caníbal. Sin duda alguna, una de las mejores propuestas de la temporada pasada y que se salvó por los pelos después de los Upfronts. Sin fecha aún para la segunda entrega de episodios, esperaré impaciente para volver a degustar uno de estos platos delicatessen que Fuller nos regala con cada capítulo de esta macabra serie.

NOTA:

¡Muchas gracias por leer esta entrada!! Si queréis podéis dejar un comentario justo aquí abajo hablando sobre esta deliciosa serie. También nos podéis seguir en Twitter, por feed o por Feedly aquí a la derecha. ¡Hasta la próxima lectores seriéfilos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada