jueves, 18 de octubre de 2012

AHS - Asylum: El manicomio de dios

American Horror Story, una de las revoluciones del año pasado, ha vuelto con una segunda temporada totalmente independiente de la anterior. Con el subtítulo de Asylum, Ryan Murphy vuelve a infundirnos miedo y a adentrarnos en una historia de terror y locura, esta vez en Briarcliff, un manicomio regentado por monjas. Sin haber visto la primera miniserie y no estar acostumbrado, me ha impactado mucho esta primera dosis de Asylum.

La segunda temporada de American Horror Story está ambientada en el hospital psiquiátrico Briarcliff en el año 1964. En él están encerrados los más excéntricos pacientes con los más diversos trastornos mentales. Cuidando de todos ellos están las monjas, entre las que destaca la hermana Jude, la tiránica directora del manicomio y en esta inquietante ecuación entran Kit Walker, acusado de ser un asesino en serie, y Lana Winters, una periodista que se infiltra en Briarcliff en busca de una buena historia. 38 años más tarde, Leo y Teresa, una pareja de recién casados, acaban atrapados allí y son atacados por una misteriosa criatura y un asesino en serie del pasado, Bloody Face.


Si hay un personaje que destaque por encima de los demás, ése es el de la hermana Jude (Jessica Lange). La que fuera vecina de los Harmon en la primera temporada, con una actuación espléndida, ha vuelto para esta segunda temporada como protagonista absoluta en un papel en que Jessica Lange disfruta como una niña pequeña. La terrorífica Jude es la "mala" de la función siendo la directora del misterioso hospital psiquiátrico Briarcliff. Inflexible, intratable e incluso cruel, pese a ser creyente se deja llevar por los deseos carnales hacia el monseñor Timothy Howard (Joseph Fiennes) llevando un picardías rojo bajo el hábito. 

Otro personaje destacado es el sádico Dr. Arthur Arden (James Cromwell), quien cree en la ciencia, motivo por el que choca y tiene confrontaciones con Jude, y busca la locura en los cerebros a través de la tortura y la muerte. Como mano derecha de Jude tenemos a la hermana Mary Eunice (Lily Rabe), muy pesimista y con miedo contínuo de su superior. Empezando con los pacientes nos encontramos con Kit  Walker (Evan Peters), quien acaba en el manicomio culpado de ser Bloody Face, un asesino en serie con una máscara hecha con trozos de personas. Allí dentro será ayudado por Grace (Lizzie Brocheré), una paciente que dice no estar loca y de quien no sabemos el motivo de su encierro. Otra "paciente" es la curiosa reportera Lana Winters (Sarah Paulson), quien acaba internada tras descubrir demasiado sobre el hospital y Jude.

Por último vivimos la luna de miel de Leo (Adam Levine) y Teresa (Jenna Dewan) por los 12 lugares más tenebrosos de America (haciendo el amor en todos ellos). Una pareja de recién casados que acaban teniendo un destino fatal dentro del manicomio de Briarcliff. Él sin brazo y ella atrapada delante de Bloody Face.


Con un ambiente tétrico, el hospital psiquiátrico Briarcliff da mucho miedo. Un aplauso a quienes hayan encontrado esta localización y al equipo de fotografía por saber aprovecharlo tan bien. La dirección se nota que es made in Ryan Murphy, con su característico movimiento cámara en mano, aunque el montaje al final acaba mareando con tantos flashes. Pero igual que marea hace que te cagues en algunas ocasiones, ya que los sustos (con los efectos sonoros, of course) son mayores y mejores que en otras ficciones de terror como 666 Park Avenue, así que podemos decir que juega en otro nivel. Mención especial a la cabecera, la cuál da tanto o más cague que la de la primera temporada.

En este manicomio cada uno tiene sus misterios, en especial Jude y sus intenciones como directora con los pacientes, el Dr. Arden y la habitación vacía con arañazos, Kit y los flashes de su extraña "abducción", Grace y el motivo por el que está encerrada, o incluso el manicomio en sí con las 46.000 muertes de las que hablan en el presente. Además se esperan que entren más pacientes así que ya veremos qué paranoias nos preparan Murphy & Falchuk este año. Por otro lado tenemos a la criatura que le amputa el brazo a Leo y que es alimentada en el bosque por Eunice (o puede que sea otra) o la verdadera identidad de Bloody Face (si son la misma persona o otra diferente).


En sí es un "piloto" muy extraño y surrealista en cuanto a contenido, nada que no esperásemos después de los teasers, y que te deja con ganas de saber más tras lo mucho que esconde. Apenas los hemos conocido conocido a los personajes y solo tenemos breves pinceladas de cómo son y de su historia, pero hay mucho detrás de ellos, en especial de la hermana Jude. El misterio también abunda entorno a los personajes y el edificio, así que la paranoia que nos espera es grande, pero mientras sea tan buena como promete, ya me doy por satisfecho.

NOTA:

¡Gracias por leer esta review! Podéis comentar sobre el manicomio de American Horror Story aquí abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada